Call 023 7526 8539 or Make Online ReservationMAKE RESERVATION NOW

Organizadora de Bodas

Bodas pioneros

Posted in: bodas

En Caravana de mujeres, frente a la primera novia por correo. Un número de mujeres establecidos en territorios desconocidos para satisfacer una vida mejor y un marido en las ricas tierras de California.

Uno de los muchos problemas que un recién llegado reuniones novia en un país extranjero es la incapacidad de comunicarse en el idioma de su pareja. Pero por lo menos pueden casarse y probar. En la época colonial de la historia americana temprana, incluso atan el nudo no fue fácil.

Quiero decir, como un oficial de policía, un ministro nunca fue allí cuando se necesitaba una.

En los primeros días de Texas, por ejemplo, no había iglesia, y el ministro era una especie de monja que dejó caer de vez en cuando de vuelo. Y no necesariamente cada año.

Uno de estos ángeles de la misericordia era un irlandés con el nombre de Michael Muldoon. Acreditado por la diócesis de Monterrey, él era el único agente autorizado capaz de unirse a un hombre y una mujer en matrimonio al este de San Antonio.

Por desgracia, sus visitas eran frecuentes. En realidad mezquina algunas personas sugirieron que sólo se hicieron cuando la cuenta bancaria del Padre Muldoon estaba más rojo que negro. Mientras tanto, algunas disposiciones se tuvieron que hacer para las parejas que simplemente no quieren esperar.

Decir que sus intenciones eran auténticos y puros, una pareja con ganas de estar juntos como marido y mujer, visitaría principal administrador de la ciudad y que él elabore una relación jurídicamente vinculante. Dijeron que iban a estar casados ​​por un ministro tan pronto como esta persona visitó el distrito. Tras la firma del documento, que fue a todos los efectos, una pareja. Hubo una ventaja muy clara para este tipo de matrimonio, en la medida en que podrían cambiar de opinión en cualquier momento entre la firma del vínculo y la visita del ministro.

Si, sin embargo, todavía estaban juntos cuando el sacerdote cayó en, que pagaron $ 25 y los ministros acusados.

La fiesta de boda era como pocas veces experimentado durante nuestros tiempos. Cualquiera con medio una vivienda digna, y sobre todo si una ubicación central haría disponible como el lugar de la boda para todo el mundo. Parejas ya vinculados por sus obligaciones, los jóvenes que habían estado pensando en el matrimonio, y cada hombre, mujer y niño que quería disfrutar de una buena comida y un baile, Sally conducirían al lugar más cercano a ellos.

Las habitaciones se llena a rebosar, con parejas y espectadores, y el jolgorio se prolongó durante tanto tiempo como sea posible.

Se cree

Padre Muldoon haber disfrutado tanto como cualquier ser muy aficionado a la empresa, e incluso el cariño de la copa que los aplausos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *